EMOJIS, ¿FAVORECEN O PERJUDICAN LA COMUNICACIÓN VIRTUAL?

EMOJIS, ¿FAVORECEN O PERJUDICAN LA COMUNICACIÓN VIRTUAL?

Una cara riéndose a carcajadas, un pulgar arriba, un corazón roto o un rostro rojo y molesto son ejemplos populares perfectos de lo que muchos conocen como emoticones o emojis y que son usados para expresar emociones o ideas mientras se mantiene una conversación en cualquier plataforma digital o red social que permita a los usuarios intercambiar mensajes.

Bien sea en tiempo real o no, esta opción express de transmitir estados de ánimo o pensamientos es de uso mundial y día tras día son la elección ideal de los usuarios para comunicarse a través de sus dispositivos.

Estos pequeños gráficos de miles de pixeles se crearon originalmente hace más de 20 años con la intención de añadir emocionalidad y dinamismo a nuestras antiguas y rutinarias conversaciones digitales en las que dominaba una monotonía visual materializada por palabras. La aparición de los emojis revolucionó totalmente la manera de demostrar las reacciones del usuario ante un mensaje determinado, brindado una alternativa única y práctica de “humanizar” nuestros textos. Y es que, gracias al inherente principio de la tecnología actual de buscar siempre reinventarse, la forma de mostrar contenido en nuestras conversaciones inevitablemente evolucionó.

Actualmente, los emojis son la opción preferida de millones para traducir sus emociones y pensamientos a los demás mientras otros los usan mucho menos, quizás por el grado de formalidad con que se mantenga la conversación, o a lo mejor por no tener el hábito de usarlos, o simplemente por el simple hecho de preferir las clásicas palabras. El hecho es que  existen quienes prefieren la comunicación tradicional aun teniendo estas alternativas ya que piensan que le restan valor al contacto con la otra persona.

Considerando todo lo anterior, me pregunté ¿cuán favorables son los emojis para una verdadera comunicación en las redes sociales a pesar de su popularidad?  Por eso decidí hacer una lista breve de ventajas y desventajas de estas compactas representaciones gráficas digitales para que luego juzguen por ustedes mismos.

¿Por qué usar emojis?

1.- Ahorran tiempo y recursos. Al utilizar emojis, te comunicas de manera más práctica y breve y, además, eventualmente, consumes menos energía de tu dispositivo.

2.- Incentivan visualmente. Un emoji resulta más atractivo para quien lo recibe ya que estimula nuestra visión de lo que se logró con el mensaje enviado. Bien sea que comuniquen un concepto negativo o positivo, el emoticon causa un impacto más significativo.

3.- Minimizan el impacto de mensajes con posible contenido sensible. Añadir emoticones positivos a un texto en el cual, por ejemplo, se critique o se exprese una queja sobre algo o alguien tiende a mejorar la receptividad por parte de quien lee dicho contenido. De alguna manera suaviza el “tono” impositivo o acusador que pudieran tener las palabras del mensaje.

4.- Se pueden asociar fácilmente a tendencias. Son muchos los internautas que difunden una idea o imagen en sus redes sociales buscando un feedback o reacción de sus contactos solicitando que indiquen a través de un emoji el tipo de impacto que causa su publicación. De la misma manera, muchas marcas o empresas realizan algo muy similar como estrategia de marketing digital para promocionar algún producto y servicio en sus redes.

5.- Reducen al mínimo la ambigüedad de los mensajes. La claridad con que muchos emojis representan algunos sentimientos evita que ciertas ideas expresen algo equivocado o contrario a lo que se quiera comunicar. Más específicamente, los emojis son un gran recurso gráfico para transmitir la ironía o el humor sarcástico de algunas palabras, por mencionar algunos ejemplos, que en muchos casos, pueden malinterpretarse u ofender.

¿Qué desventajas implican usar emojis?

1.- Estandarizan las emociones. En varios casos, los emojis existentes no comunican precisamente el grado o matiz de un sentimiento en particular, lo que podría causar algunas confusiones con respecto a lo que se quiere comunicar realmente. Esto a su vez genera que las variaciones de cierta emoción se encasillen en uno o dos emoticones.

2.- Disminuyen la calidad de la comunicación. El uso de estas representaciones gráficas de dominio común deja poco lugar para las ideas expresadas claramente en palabras y que pudiesen deshacer cualquier concepto ambiguo que el emoji represente. Además, son muchos quienes prefieren enviar un emoticon en lugar de crear sus propias ideas expresando sus sentimientos más personales, especialmente entre los usuarios más jóvenes.

3.- Debilita el uso correcto de las palabras. La practicidad y rapidez de usar un emoticon son muy valorados por los usuarios. Sin embargo, su uso frecuente e prolongado causa que las palabras se usen cada vez menos,  y esto a su vez genera el deterioro del conocimiento tanto lexical como ortográfico del vocabulario en el idioma del usuario. Si bien no es un fenómeno que se cumple en todos los casos, si es una realidad para un gran número de usuarios de diferentes estratos.

Sin importar si son usados para expresar una idea completa o para complementar el discurso tradicional, los emojis definitivamente cambiaron la manera de comunicarse por medio de nuestros dispositivos electrónicos modernos. Para muchos representan una gran forma de digitalizar emociones y “condimentar” nuestros chats en las redes sociales y para otros quizás sean unos pequeños dibujos pixelados que no tienen gran importancia. Y para ti, ¿qué son?

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *