Dadvertising: Más allá del Día del Padre

Dadvertising: Más allá del Día del Padre

Tomando en cuenta la caída de los estereotipos en el marketing, donde a la mujer se le da suficiente valor en algunas campañas, donde se respeta la figura femenina sea de niña o anciana, donde se acepta que los niños pueden jugar con muñecas o son capaces de usar el color rosa, entonces hay un lado de la historia que también debería señalarse: los padres.

Generalmente en anuncios, publicidades o campañas de marketing, solo se recuerda la figura masculina el Día del Padre o en algún evento deportivo, aquí es donde entra el Dadvertising.

En este anuncio de Dove, que formó parte de una campaña #RealStrenght la única palabra que se pronuncia es «Daddy» o «Papi» en inglés.

A través de la emotividad demuestran que lo que verdaderamente hace fuerte a un hombre es que demuestre que le importa. Se usó para promocionar una línea de productos de cuidados para hombres. Dieron en el blanco.

 

El primer amor de una niña y el ejemplo de un niño

No tendríamos que hablar de una rama nueva de la publicidad para mencionar a los padres, pero en un mundo al revés, como lo denominaba Eduardo Galeano, todo puede pasar. Señalar a los creadores de comerciales de detergentes o electrodomésticos que los hombres también cumplen tareas en el hogar, es un poco increíble.

Los mercadólogos o publicistas tradicionales creen que quedarse en el sitio seguro de “le estoy hablando a mi target” es lo correcto, pero no.

Los anuncios verdaderamente impactantes se burlan de la cotidianidad y estudian un poco más allá a su audiencia. Lo tradicional quedó en el pasado, este es el momento de la revolución publicitaria.

Las emociones lo son todo, por eso es necesario removerlas para ser visibles y recordados. El primer amor de una niña y el ejemplo a seguir de un niño es el padre o en algunos modelos de familias alguna figura masculina, esa persona que no es considerada en los anuncios, sino más bien renegada.

Quienes se atreven a incluirlos, tienen un éxito tremendo, caso: Pantene.

Durante el Súper Bowl de 2016, Pantene lanzó Dad Do, un comercial denominado Strong is beautiful, donde mostraba a jugadores de la NFL haciendo el peinado de sus hijas ¿Algo más adorable que eso? La respuesta del público fue de inmediata, más de 45 millones de vistas, varios capítulos donde incluyeron a otras personas, el internet enloqueció y hubo muchas replicas de papás haciendo un «Dad Do».

Por supuesto, la empresa vio la oportunidad y lanzaron kits para el cuidado del cabello de niñas dirigido a los padres, guías online sobre cómo hacer trenzas para niñas, eventos donde invitaban a los padres a salones de belleza con sus hijas a peinarlas, toda una revolución de la comunicación y el marketing a partir de un sentimiento.

 

Datos a favor de los padres

De acuerdo a un artículo publicado por Forbes el 85% de las tareas domésticas las hacen los hombres, además 52% de los padres son los principales compradores de alimentos para el hogar. Entonces ¿a quién debe ir dirigida la campaña?

Ahora bien, de acuerdo a la revista Time, desde 1970 el número de padres que se queda en casa con los niños ha incrementado significativamente.

No hay un libreto establecido de cómo ser un buen padre.

Cada persona tiene ejemplos a seguir y a evitar, las decisiones que se toman en la vida, son las que definen el resultado, esto exactamente hizo Toyota. Reunió a un grupo de padres y les preguntó ¿ser un papá es algo que se aprende o es una decisión? ¿cómo aprendiste? Luego reunieron a los hijos y les preguntaron si su papá era un buen padre, el resultado es más allá de emotivo.

 

¿De dónde viene el término?

Nadie sabe con certeza donde nació el término “Dadvertising” pero tomó mucha fuerza durante el evento publicitario por excelencia: El Súper Bowl de 2015. Se unieron sentimientos, emociones y papás en la mayoría de los comerciales que son vistos por millones de personas alrededor del mundo.

Sin estar a favor o en contra del Dadvertising o Momvertising

La publicidad y el marketing en la actualidad requieren mejoras donde cada persona sea incluida y se lleguen a tocar sentimientos. Debemos ser recordados y la mejor manera de serlo es hacer sentir algo a las personas, por eso como último ejemplo te dejo «My Bold Dad», otra pieza maestra de Toyota.

 

Es inevitable no emocionarse con alguno de estos comerciales y eso es precisamente lo que sus creadores desean. A ti ¿Cuál te gusto mas?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *