Hawái Volcánico

Hawái Volcánico

Hawái, “El estado Aloha”, el magnífico archipiélago del Pacífico, conocido por su rica cultura, hermosas playas y paisajes inigualables es también una de las regiones con más actividad volcánica en nuestro planeta.

Antiguas formaciones volcánicas submarinas fueron tomando relieve durante el pasar del tiempo formando lo que es hoy este maravilloso archipiélago, es decir, millones de años de erupciones submarinas continuas levantando sobre el nivel del mar el terreno que existe en la actualidad.

La remarcada actividad volcánica de esta región se debe a que está ubicada en un punto que geológicamente se denomina como “Punto Caliente”.

Estudios geológicos aseguran que el número de estos puntos es de 45, que se extienden por el océano Pacífico, América, el océano Atlántico, África y parte de Europa.

¿Qué son los “puntos calientes”?

Son regiones donde se concentra con mayor cantidad los flujos de Magma, creando as el surgimiento de terreno y nuevas formaciones volcánicas. Hawái está formado en su totalidad por erupciones volcánicas.

Los flujos de magma provenientes del Manto, que es la capa que se encuentra entre el núcleo y la corteza nuestro planeta, permanecen fijos a diferencia de las placas tectónicas, que al desplazarse  hacen que se formen nuevas estructuras volcánicas o extingan las existentes.

Y así es Hawái geológicamente hablando, una cadena volcánica con más de 70.000 años de formación.

En Maui se levantan el Haleakala y el volcán del oeste. El Haleakala es una atracción turística bastante visitada y no hace erupción desde 1790. Aun así se considera un volcán de considerable actividad y varios científicos creen que pronto podrían hacer erupción.

Por otro lado, el volcán de oeste es estimado como extinto y se considera que su últimas erupciones ocurrieron hace un millón de años.En Molokai yacen el Wailau y el volcán del este, ambos inactivos y enterrados por la actividad de otros volcanes y desplazamientos del terreno.

En Ohau, el Koolau y el Wainae. El Koolau es solo un remanente de una gran volcán que se estima que su última erupción se dio hace unos 2.5 millones de años, al igual que su vecino Waianae, solo en remanente producto de la erosión.

Doce volcanes activos e inactivos se reparten por todo el archipiélago.

En la actualidad, solo en la llamada gran isla, existen cinco volcanes en actividad: Loihi, Kilauea, Mauna Loa, Hualalai y Haleakala. De todos estos en Kilauea es el que registra mayor actividad, y no solo de la región sino de todo el planeta. Este volcán registró más de 62 erupciones en 245 años, lo que significa una costumbre de erupción cada tres años y medio aproximadamente.

La actividad volcánica del Kilauea ha sido atracción turística desde 1841.

Pese a su hiperactividad es lo suficientemente seguro y controlado para ser considerado como un destino turístico, que cabe destacar visitan uno poco menos 3.000.000 de personas al año para hacer senderismo y disfrutar de visitas guiadas. Incluso operan alrededor de sus adyacencias varios hoteles y resorts. En general los fenómenos volcánicos de este archipiélago han sumado gran cantidad de interés científico y turístico, tanto que forman parte de la naturaleza cultural de la región.

Ahora el Kilauea es noticia, y no necesariamente de las buenas.

Desde principios del mes de Mayo el hiperactivo volcán ha sido protagonista de un mal escenario. Desde el inicio de la erupción, hasta la actualidad, se han provocado la abertura de hasta 20 fisuras por lo que esta se denominado mayormente como “fisural”, valga la redundancia.

La erupción fue antecedida por repetidos movimientos telúricos de escala menor que hicieron a las autoridades tomar medidas de evacuación de la población de la zona y con toda precisión. A pocos días la erupción se dio y unas 30 viviendas fueron directamente afectadas por flujos de lava.

Esto provoca la emanación de lava y gases tóxicos desde estas fisuras que se extienden con progresión destruyendo carreteras, viviendas y estructuras, emanado grandes cantidades de magma.

Tras la declaración de estado de emergencia por parte del gobierno norteamericano, las actividades de evacuación han movilizado efectivamente más de 2000 personas de las áreas de riesgo que progresivamente se expanden. Laulani Estates es una de las zonas más afectadas por el momento.

 

La feroz manifestación del Kilauea está causando varios fenómenos que aumentan el riesgo para la población y el ecosistema:

  • Contaminación del aire: las emisiones de gases tóxicos como el dióxido de azufre han hecho disminuir la calidad del aire en días pasados por lo que las autoridades han declarado una alerta en relación a esto.
  • Lluvia ácida: expertos ya han señalado la afectación del ecosistema que rodea la zona por parte de precipitaciones ácidas causadas por la acumulación de gases tóxicos y ceniza volcánica.
  • Lluvia de rocas masivas: se ha señalado también la probabilidad de erupciones explosivas que causarían la expulsión al aire de cantidad de roca considerada lo suficientemente masiva para causar daños.
  • Reiterados movimientos telúricos: se han registrado en la zona repetida actividad sísmica que progresivamente ha colaborado con la deformación del terreno formando fisuras que han comprometido varias vías y estructuras. Los acontecimientos entorno a esta feroz manifestación de la naturaleza continua en pleno desarrollo.

Los volcanes son protagonistas del ciclo de la destrucción y la vida, gran cantidad de la atmósfera con la que contamos en nuestro planeta es producto de millones y millones de años de emisiones de gases volcánicos.

A pesar de la destrucción que puedan ocasionar estas maravillas geológicas siempre darán espacio a la vida para prosperar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *